Saltar al contenido
Las 1000 propiedades curativas de plantas y frutas

Conoce las propiedades curativas de la acelga y cuales son sus beneficios

propiedades curativas de la acelga

Las propiedades curativas de las acelgas para la salud son sorprendentes, incluyen la capacidad de regular los niveles de azúcar en la sangre, prevenir varios tipos de cáncer, mejorar la digestión, aumentar el sistema inmunológico, reducir la fiebre y combatir la inflamación, reducir la presión arterial, prevenir las enfermedades del corazón, aumentar la fuerza ósea y el desarrollo, desintoxicar el cuerpo, y fortalecer el funcionamiento del cerebro.

Hojas de acelga de hoja verde

La acelga suiza es un vegetal de hoja verde que se clasifica científicamente como Beta vulgaris subsp. cicla, y pertenece a la familia Chenopodiaceae.

La acelga suiza es en realidad un nombre común, pero en realidad, simplemente se puede llamar “acelga” a la verdura. Sin embargo, para nuestros propósitos, continuaremos refiriéndonos a ella como acelga suiza.

Está estrechamente relacionado con las remolachas, y en realidad tiene la misma clasificación científica, pero las remolachas se cultivan generalmente para las raíces, mientras que la acelga suiza se cultiva para sus hojas.

La acelga suiza ha estado presente en las dietas culturales durante muchos siglos, probablemente desde hace miles de años. Sin embargo, dado que las dos subespecies son tan similares, es difícil rastrear el linaje exacto o la región nativa de la acelga.

Sin embargo, se cultiva más común y fácilmente en el hemisferio norte, y es muy popular como ingrediente para los cocineros mediterráneos. El primer uso documentado de acelga en la cocina fue en Sicilia.

La acelga suiza se suele consumir cruda en ensaladas, cocida o salteada. La amargura de las hojas crudas se disipa al cocinarse, dejando un sabor suave y delicioso, más sutil que la espinaca, con la que a menudo se confunde la acelga.

Pero, ¿por qué se centra tanto en este vegetal de hoja verde, cuando la espinaca está más fácilmente disponible, y proporciona una serie de beneficios para la salud? Averigüemos cuál es el contenido nutricional de la acelga suiza que lo hace tan valioso como alimento básico en la dieta!

Beneficios de la acelga

Propiedades nutricionales de la acelga suiza

Los muchos beneficios de la acelga para la salud que se atribuyen a la acelga se deben a su impresionante lista de vitaminas, nutrientes y compuestos orgánicos, que incluyen vitamina K, vitamina C y vitamina A, así como vitamina E, riboflavina y vitamina B6.

En términos de minerales, la acelga suiza tiene una riqueza de magnesio, manganeso, potasio, hierro, sodio y cobre. Además, además de la fibra dietética, la acelga suiza tiene una cantidad significativa de antioxidantes polifenólicos, fitonutrientes y enzimas que son únicos y altamente beneficiosos para su salud.

Propiedades nutricionales de la acelga

Beneficios y propiedades medicinales para la salud de la acelga suiza

Controlar la diabetes

Tal vez una de las propiedades de la acelga más importantes es su capacidad para regular los niveles de azúcar en la sangre en nuestro cuerpo.

El ácido jeringa es uno de los flavonoides únicos encontrados en la acelga suiza, y tiene una habilidad muy inusual. Inhibe la actividad de una enzima específica llamada alfa-glucosidasa.

Esto significa que menos tarjetas se descomponen en azúcares simples, lo que permite que los niveles de azúcar en la sangre en el cuerpo permanezcan estables, y previene los desplomes y picos que son tan peligrosos para los pacientes diabéticos, o para aquellas personas que están en un nivel alto de azúcar.

Huesos Sanos

La acelga suiza tiene una cantidad significativa de calcio en esas hojas, lo que significa que la acelga suiza es un gran estímulo para la salud ósea.

El calcio, así como los otros minerales encontrados en este vegetal ayudan a estimular el crecimiento y desarrollo óseo, incluyendo magnesio y vitamina K.

Propiedades curativas de la Acelga para los huesos

Refuerzo Cerebral

La acelga suiza es una valiosa fuente de potasio y vitamina K, ambos se encuentran en cantidades significativas en el cerebro y son parte integral del desarrollo cognitivo y de las capacidades. Añade un poco de acelga suiza a tu dieta y expande tu mente!

Circulación sanguínea

El hierro y el cobre son elementos esenciales de los glóbulos rojos, y sin estos dos minerales, las personas pueden desarrollar anemia, que se manifiesta como debilidad, fatiga, trastornos estomacales y falta de concentración.

Al asegurar una cantidad adecuada de glóbulos rojos al comer alimentos como la acelga suiza, se puede aumentar la circulación de la sangre y la oxigenación de los órganos esenciales dentro del cuerpo.

La presión arterial y la salud del corazón

Los antioxidantes antiinflamatorios y fitonutrientes que se encuentran en la acelga suiza, junto con el potasio, contribuyen a reducir la presión arterial y el estrés en el sistema cardiovascular.

Parte de la hipertensión se debe a las enzimas pro-inflamatorias dentro del cuerpo, que los compuestos orgánicos en la acelga suiza son capaces de neutralizar.

Por lo tanto, la acelga suiza protege a quienes la comen de una variedad de condiciones como la aterosclerosis, ataques cardíacos y derrames cerebrales.

Cuidado de los ojos

Beneficios de la acelga para los hojos

La acelga suiza tiene una gran cantidad de betacaroteno, que se ha relacionado de muchas maneras con la salud óptima de los ojos y la reducción de la degeneración macular, el glaucoma, la ceguera nocturna y otras afecciones relacionadas con la visión.

Cabello Sano

La biotina es un compuesto orgánico que ha sido directamente relacionado con el cabello sano, la estimulación de los folículos y como una forma de aumentar el brillo y la textura.

La acelga suiza también tiene cantidades significativas de biotina, entre sus muchos otros compuestos beneficiosos.

Prevención del cáncer

Como muchas verduras de hoja verde, la acelga suiza tiene propiedades anticancerígenas debido a las enormes cantidades de antioxidantes que se encuentran en ella.

Los antioxidantes neutralizan los radicales libres, que son los subproductos peligrosos del metabolismo celular que pueden hacer que las células sanas se vuelvan cancerosas.

La acelga suiza contiene cantidades significativas de vitamina E, C, zinc, luteína, zeaxantina, caempferol, betacaroteno y quercetina. Muchos de estos han sido conectados para prevenir una amplia variedad de cánceres, específicamente el cáncer de colon.